Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando,consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerrar

16 de junio de 2017

16 de junio de 2017

 

La Unión Europea publicó la Recomendación  (UE) 2017/84 de la Comisión, de 16 de enero de 2017,  sobre la vigilancia de hidrocarburos de aceites minerales en alimentos y en materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, que marca las pautas a seguir en el control de estos compuestos en una larga lista: Grasas animales, semillas oleaginosas y aceites vegetales, pan y productos de panadería fina, embutidos y legumbres…, y además en los materiales en contacto con los alimentos.

En este artículo nos hacemos eco de estas importantes novedades, y de cómo se pueden llevar a cabo.

 

 

¿Qué son los MOH?

Los hidrocarburos de aceites minerales, científicamente conocidos como MOH, son compuestos químicos derivados principalmente del petróleo, pero que también pueden estar producidos sintéticamente a partir de carbón, gas natural y biomasa. El aceite mineral consiste en una mezcla compleja de hidrocarburos, cuya composición principal suele ser de hidrocarburos alifáticos (MOSH) e hidrocarburos aromáticos (MOAH).

 

Los aceites minerales se obtienen principalmente de la destilación del petróleo y están compuestos mayoritariamente por hidrocarburos. Existen muchos usos comerciales de estos aceites minerales, como aditivos alimentarios, en medicina, productos fitosanitarios, piensos, lubricantes, materiales en contacto con los alimentos, tintas de impresión, pero también se pueden formar hidrocarburos de manera natural en organismos marinos, bacterias, hongos, plantas e insectos, y en el procesado de algunos alimentos, como tratamiento térmico, refinados de aceites, etc.

 

Existen tres clases principales de hidrocarburos en los aceites minerales:

  • Parafinas (alcanos lineales y ramificados)
  • Naftenos (ciclo-alcanos con sustituyentes alquílicos)
  • Aromáticos (incluyendo hidrocarburos policíclicos aromáticos HAPs alquil sustituidos, con cantidades pequeñas de HAPs).

Además, pueden contener pequeñas cantidades de compuestos nitrogenados y azufrados.

 

¿Cómo llegan a los alimentos?

Los MOH acaban en los alimentos como consecuencia de la contaminación ambiental, como los lubricantes de las máquinas utilizadas en para cosechar, lubricantes de las máquinas y herramientas usadas producción industrial de alimentos, los auxiliares tecnológicos, los aditivos alimentarios y los materiales en contacto con alimentos.

Los aceites minerales se pueden encontrar en los alimentos en diferentes etapas de la producción alimentaria de manera intencionada (aditivos alimentarios y pesticidas) o no (lubricantes, productos de limpieza…)

Las tintas para impresora, el pegamento, los aditivos y auxiliares tecnológicos de envases en papel, cartón, plástico y también en las bolsas de yute o sisal que contienen MOH. El cartón y los envases, en concreto los fabricados a partir de papel reciclado, son una de las principales fuentes de migración de aceites minerales hacia los alimentos.

El Panel de Contaminantes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha identificado como principales fuentes de transmisión de contaminación de aceites minerales a los alimentos y los piensos, las siguientes:

  • Materiales en contacto con los alimentos: papel y cartón reciclados, tientas de impresión off‐set en papel y cartón, aceites minerales usados como aditivos en la fabricación de plásticos, papel y cartón encerado, sacos de yute y sisal tratados con aceite mineral, lubricantes para fabricación de latas de conserva, ceras que se aplican directamente a los alimentos como recubrimientos que se separan fácilmente y adhesivos.
  • Contaminantes: Pueden tener un origen medioambiental, como aceites lubricantes de motores sin catalizador, combustibles sin quemar, restos de neumáticos, y asfalto de carreteras; proceder de la maquinaria empleada en la cosecha, como diésel y aceite lubricante; de aceites lubricantes utilizados en bombas, máquinas dosificadoras y otras instalaciones industriales en el procesado de los piensos y los alimentos; y de agentes de limpieza a base de disolventes con aceites minerales o mezclas C10‐C14.
  • Aditivos alimentarios, coadyuvantes tecnológicos y otros usos: antiadherentes, aceites para recubrimiento de alimentos, aceites minerales en piensos, antiespumantes, ceras parafínicas autorizadas, coformulantes de productos fitosanitarios y agentes antipolvo en cereales.

 

La EFSA considera que pueden tener efectos adversos sobre la salud

La Comisión Técnica de Contaminantes de la Cadena Alimentaria (CONTAM) de la EFSA, publicó un “Dictamen científico sobre la presencia de hidrocarburos de aceite mineral en los alimentos”, estimando que los hidrocarburos de aceites minerales (MOH) podían tener efectos adversos sobre la salud humana, entre los que destacan  el caso de los hidrocarburos aromáticos de aceites minerales (MOAH), que pueden actuar como carcinógenos genotóxicos, y el de algunos hidrocarburos saturados de aceites minerales (MOSH), que se acumulan en los tejidos humanos y pueden causar efectos nocivos en el hígado. 

AECOSAN, en vista de los resultados de los trabajos de EFSA, publicó un documento informativo sobre los aceites minerales, con el fin de prevenir el problema y servir de ayuda en el contexto de dicha esta Recomendación de la Unión Europea.

 

Se recomienda un mayor control sobre los MOH

Ante esta situación, EFSA recomienda y mayor control sobre los MOH y la Comisión Europea plantea realizar un seguimiento de los alimentos en los que pueden estar presentes los MOSH y MOAH, así como el control de materiales en contacto con los alimentos, dado que la migración desde envases de papel y cartón, y sus tintas, pueden contribuir significativamente a la exposición total.

Por lo que los Estados miembros y la industria alimentaria colaborarán vigilando la presencia de MOH en los alimentos durante los dos próximos años (2017-2018).

Los productos implicados objeto de control y seguimiento serán:

  • Grasas animales
  • Aceites vegetales
  • Frutos de cáscara
  • Semillas oleaginosas
  • Legumbres
  • Embutidos
  • Carne de pescado y los productos de pescado (pescado en conserva)
  • Pan y panecillos
  • Productos de panadería fina
  • Cereales para el desayuno
  • Cereales para el consumo humano
  • Pasta y los productos derivados de cereales
  • Artículos de confitería (incluido el chocolate) y el cacao
  • Helados y postres
  • Materiales en contacto con los alimentos utilizados para dichos productos

 

Para la ejecución del plan de control, el muestreo de los alimentos se realizará según el Reglamento 333/2007, y en el caso del control de los materiales en contacto con alimentos, se hará siguiendo las mejores prácticas disponibles.

Para realizar los muestreos dichos organismos consideran prioritarios o relevantes aquellos productos que tengan duración corta, y aquellos que en su almacenamiento o transformación estén sometidos a temperaturas altas.

 

Importante considerar estos peligros dentro de los sistemas APPCC de las empresas

Dada la posible presencia de MOH en los alimentos, será importante estudiar al detalle los procesos que aplica la industria y que pueden afectar a la contaminación, poniendo medios de control en las fases de producción y transformación, dentro de sus sistemas APPCCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico),  u otros sistemas de gestión de la seguridad alimentaria que aplica: BRC, IFS, Global Gap, ISO22000, ISO9001…

En el caso de presencia de MOH en los materiales en contacto con alimentos, se procederá de manera similar al caso de los alimentos, considerando lo establecido en el Reglamento 2023/2006 sobre buenas prácticas de fabricación para materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos

 

Futuras incorporaciones de nuevos contaminantes a la normativa

En vista que antes del 28 de febrero de 2019 se tendrán que aportar los resultados obtenidos de 2017 y 2018, se prevé que en 2019 o 2020, se incorporaren nuevos parámetros sujetos a requisitos legales en materia de contaminantes de los alimentos, ampliando los marcados en el Reglamento 1881/2006 en la sección 6 de “hidrocarburos aromáticos policíclicos”.

 

Recomendaciones para prevenir la aparición de los MOH

Se puede limitar la exposición del consumidor a los MOH y particularmente a los MOAH, si se realizan las siguientes prácticas:

  • Utilizar tintas de impresora, pegamento, aditivos y auxiliares tecnológicos sin MOAH en el proceso de fabricación de envases en papel y cartón, u envases de otros materiales.
  • Limitar el contenido en MOAH en las fibras recicladas (revistas, periódicos y otros papeles gráficos principales fuentes de MOAH).
  • Llevar a cabo estudios para identificar a lo largo del proceso de reciclaje las etapas de contaminación en MOH (en clasificación, fabricación de la pasta de papel, etc.).
  • Utilizar “materiales barrera” que limiten la migración de los MOH del envase a los alimentos.

 

Análisis de los Hidrocarburos de Aceites Minerales MOH

En SIGGO realizamos análisis de MOSH y MOAH en alimentos y envases, utilizando tecnología de Cromatografía Líquida acoplada a Cromatografía de Gases, con detector de Ionización de Llama.

Además, ponemos a su disposición un equipo de especialistas en Seguridad Alimentaria y Legislación Alimentaria, que podrán ayudarles en todas las cuestiones que puedan surgirle en dicha materia.

Dejar comentario
Compartir

COMENTARIOS

Los comentarios de esta noticia son moderados antes de publicarse.
Su comentario se ha enviado correctamente y está pendiente de moderación.
Ha ocurrido un error al enviar su formulario, compruebe que el correo es válido y todos los cambos se han rellenado.
El comentario se ha publicado correctamente.
Debes esperar segundos antes de poder publir un nuevo comentario.
Servicios relacionados